Un poco de mí

Mi foto
"Un quilombito lindo". Diecinueve años. Mambos y un par de cicatrices. Fobia al fracaso. Odio al chocolate. Amor por los libros (y la birra). Pero sobre todo, con un miedo particular al olvido; por eso escribo, "porque la memoria puede fallar pero lo escrito en este blog no falla, no se borra y no se pierde".

sábado, 25 de julio de 2015

Aunque no estaba en mis planes.

A veces quisiera tener las agallas suficientes. Quisiera tener el coraje para mirarte, tomar aire, y hacerle frente a esto que tanto cuesta poner en palabras. Quisiera tener la valentía de, por fin, contarte que te quiero. Quisiera poder animarme a contarte que te quiero cuidar, que te quiero acompañar, que quiero tener primera fila en tu sonrisa.
Quisiera poder tener las agallas y el coraje suficiente para mirarte, tomar aire y hacerle frente a este miedo que me invade. Pararme de manos con cualquiera que diga que no puedo ni debo quererte.
Quisiera poder decirte todas las verdaderas que no me animo a decirle a nadie. Ni a mi. O colocarme los guantes y boxearme con ese miedo que me calla y chicanea cada vez que te tengo en frente.
Quisiera dejar de tenerle tanto miedo al miedo: al miedo de quererte, al miedo del mañana, al miedo a tu respuesta, al miedo a equivocarme.
Quisiera poder hablarte sin creer que es demasiado pronto y podrías asustarte. Decirte cuánto traté de ignorar y esconder(me) el caos que causás en mis certezas. O enumerarte las veces que traté de convencerme que sólo eras un capricho más (aunque ya perdí la cuenta). O las veces que casi logro creerme que decía que tenía todo controlado.
Quisiera poder animarme a contarte que te quiero, aunque no estaba(s) en mis planes.

No hay comentarios.: