Un poco de mí

Mi foto
"Un quilombito lindo". Diecinueve años. Mambos y un par de cicatrices. Fobia al fracaso. Odio al chocolate. Amor por los libros (y la birra). Pero sobre todo, con un miedo particular al olvido; por eso escribo, "porque la memoria puede fallar pero lo escrito en este blog no falla, no se borra y no se pierde".

miércoles, 24 de julio de 2013

¿Cómo se hace cuando se extraña demasiado? Cuando pareciera que tu mundo se simplifica a una sola persona. Cuando se ama tanto a punto de depender de todas las formas posibles (y las imposibles también) de un ser. Cuando se es tan libre al punto de no saber para dónde ir, ni qué elegir. Cuando te saca hasta las ganas de comer, de vestirte bien, de comprar zapatos, de sacarte el esmalte que tenés hace tres meses que te recuerda la última vez que lo viste. ¿Cómo se hace cuando tu vida está tan acoplada a alguien que ya no forma parte de tu vida? Sí... Se vuelven a acomodar las cosas, pero ¿cómo se vuelven a ordenar? ¿Cómo hago para que me guste estar sin vos? Sin tus manías, tu risa, tus manos. ¿Cómo hago para ignorar las cosas que gritan tu nombre? Como el peluche gigante que me mira desde el rincón izquierdo de mi cama, como las rosas de papel que de a poco, cada día, se marchitan un poco más. Como el porta retrato que algún día tuvo nuestra foto y hoy se encuentra a mi lado tan vacío como yo. O como el peluche de pato, al cual bautizamos Thiago, que está acostado boca arriba en mi mesita de luz, ¿estará pensado en vos, así como yo?
¿Cómo hago para empezar a fijarme en otras personas? ¿Cómo hago para dejar de buscar en otros tus formas? ¿Cómo hago para que me gusten las formas de pensar/tocar/reír de los demás? ¿Cómo hago para ponerle un "Stop" a mi cabeza que cada día, cada noche (sobre todo las noches) repite tu nombre una y otra vez cual disco rayado? ¿Será por eso que cada día estoy más loca? ¿Estaré enloqueciendo un poco más? ¿Podrás mimarme alguna vez, "Destino"? Y suena Felicita, y vuelvo, volvés, ¿podré?
Te estoy pensado, por Dios, te estoy pensando, cuando creía que no iba a pensar más...

No hay comentarios.: