Un poco de mí

Mi foto
"Un quilombito lindo". Diecinueve años. Mambos y un par de cicatrices. Fobia al fracaso. Odio al chocolate. Amor por los libros (y la birra). Pero sobre todo, con un miedo particular al olvido; por eso escribo, "porque la memoria puede fallar pero lo escrito en este blog no falla, no se borra y no se pierde".

lunes, 23 de julio de 2012

De madrugada

Yo le dije:
No soporto hacerme la cabeza de que te vio desnudo, que te conoce mejor que yo, que te tuvo todo para ella, que te tocó, te besó. Que la desvestiste, que la tocaste, la besaste, la hiciste tuya, que conocés cada parte de su cuerpo. Que conocen sus gemidos y sus formas y todas las cosas que habrán hecho juntos en la misma cama donde también estuve yo. Eso me molesta: que estén tomando mates y se rocen las manos. Las mismas manos con las que una vez... Que se miren con los mismos ojos con los que una vez se vieron los cuerpos. Me molesta que aún viéndote con ropa ya sepa cómo sos y vos lo mismo con ella. Y no encaja en mi cabeza que ella no siga pensándote de esa manera. No encaja en mi cabeza que sean amigos cuando ella aún quiere verlos envueltos de placer artificial, de plástico. No encaja. Y no porque no quiero que lo haga, sino porque simplemente no puede ser. Y busco la forma de calmarme sabiendo que me querés a mí pero no alcanza. Te amo y te quiero para mí. Yo te quiero conocer de esa manera... Yo nada más. Así de egocentrista como puede llegar a sonar. Te amo a cantidades.

Él contestó:
Si sirve de consuelo, ella no me vio desnudo. Ni yo bien a ella. Tampoco gemimos, tuve más placer ayer a la tarde por tel que con ella. Con ella habré hecho algunas cosas, pero con vos voy a vivir más porque ahora soy todo para vos. No hice el amor, no temblé como lo hago con vos, no disfruté como amo y disfruto cada caricia que nos damos. Tus manos me aceleran el corazón. Tus besos me dan amor. Tus palabras me dejan sin palabras a mí ¿De qué te sirve pensar en las pocas cosas que hice si con vos lo quiero todo? Con ella no hablé mientras hice eso. Con vos quiero gemir, quiero decirte cuánto te amo y besarte mientras hacemos el amor. Quiero sentir tus manos en mi espalda mientras te hago mía y vos me hacés tuyo. ¿¡Por qué celar el pasado pudiendo vivir tanto futuro!? ¿Por qué pensar en el sexo antiguo si quiero hacer el amor en nuestro futuro? ¿Por qué pensar en dos ocasiones si quiero hacerte mía miles de veces? Quiero que me veas y verte por completo desnuda. Con vos sí, conocernos cada rincón. Aprenderme cada lunar de tu cuerpo. Besar cada uno. Abrazarnos después de hacer el amor y sentir nuestros cuerpos desnudos como se unen en paz y amor mutuo ¿Por qué poner en riesgo todo esto por algo de hace tanto? Nuestras manos se rozarán pero no tienen piel... Nuestros ojos se mirarán pero no tienen ese deseo que sí tienen los míos hacia vos.


2 comentarios:

Sabrina A. Jackson Gallagher dijo...

ES-PEC-TA-CU-LAR. Sin palabras. Me encantó. Un beso, genia!

Anónimo dijo...

caraduuraaaaaaaaaaa