Un poco de mí

Mi foto
"Un quilombito lindo". Diecinueve años. Mambos y un par de cicatrices. Fobia al fracaso. Odio al chocolate. Amor por los libros (y la birra). Pero sobre todo, con un miedo particular al olvido; por eso escribo, "porque la memoria puede fallar pero lo escrito en este blog no falla, no se borra y no se pierde".

viernes, 15 de junio de 2012

Familia, amigos (de los de verdad), un partidito de handball y una clase de taekwondo, un perro llamado Felipe y, para cerrar el majestuoso círculo, vos. Con vos me veo la mina hecha y derecha que tanto me gustaría ser. Con vos me veo... Completa. Con tus besos encima me veo más linda. Con tus brazos bordeándome la cintura me veo más suertuda. No voy a dejarte escapar. Te quedás acá. Así de egoísta como suena, así, te quiero conmigo. Para llenarte de besos, para dormirme sobre tu pecho. Para verte engordar con cada caricia pendiente que nos queda. ¿Para qué caminar sola, si con vos tengo alas para volar? Y pierdo en el intento de contarte todo lo que siento. Charly García lo explicaría diciendo "Música es lo que me das". Y no alcanza. ¡Mierda que no alcanza! Tus benditos mensajes de las diez de la noche y tus "te adoro muchísimo" sin reloj. El cielo de lo nuestro. El sendero de tus labios. La dulzura de tus ojos, o mejor, de tu mirada. El calor de tus manos. Y me lanzo hacia vos con los brazos abiertos y los ojos cerrados, sabiendo que no vas a dejar que caiga. ¿Que cómo lo sé? Es que simplemente no lo sé. Pero yo me tiro. Dejame embriagarme de vos. Intoxicarme de tu piel. Ahogarme en tus sonrisas. Quedarme en vos.

No hay comentarios.: