Un poco de mí

Mi foto
"Un quilombito lindo". Diecinueve años. Mambos y un par de cicatrices. Fobia al fracaso. Odio al chocolate. Amor por los libros (y la birra). Pero sobre todo, con un miedo particular al olvido; por eso escribo, "porque la memoria puede fallar pero lo escrito en este blog no falla, no se borra y no se pierde".

domingo, 6 de mayo de 2012

¿Cómo no extrañar?

Ya no la conozco. Si me preguntan sobre ella ya no sé qué decir, qué inventar. Ya no sé de sus amores, y creo que olvidé su risa. Ya no recuerdo el brillo de sus ojos, y su voz de a poco se apaga en mí. No sé qué es de su vida, no sé sus horarios. Ya no sé qué está haciendo, ya no sé si estará ordenado su placar. Ya olvidé el color de aquellas frazadas con las cuales dormíamos a la par. Ya perdí el olor de su pelo en algún lugar de mi memoria (que cada día me ayuda menos). Ya no tengo el calor que me brindaba, ni sus manos para ayudarme a estar de pie. Ni siquiera el fantasma de sus carcajadas se ha quedado para hacerme compañía. Ya no formo parte de su vida y me carcome por dentro el saber si se acordará de mí. ¿Le haré falta? ¿Extrañará algo de mí?   Mi sombra aunque sea...  Me falta la paz que me brindaba. En qué habré fracasado, qué habré hecho mal, qué hice: son algunas de las dudas que tengo bailando en la cabeza.

No hay comentarios.: