Un poco de mí

Mi foto
"Un quilombito lindo". Diecinueve años. Mambos y un par de cicatrices. Fobia al fracaso. Odio al chocolate. Amor por los libros (y la birra). Pero sobre todo, con un miedo particular al olvido; por eso escribo, "porque la memoria puede fallar pero lo escrito en este blog no falla, no se borra y no se pierde".

lunes, 13 de febrero de 2012

Quiero escribir y  no puedo. No hay cosa más humillante que querer hacer algo y no tener las herramientas necesarias. Voy a dejar que mis ideas fluyan, como siempre. Con mamá las cosas no andan bien, no puedo mirarla a los ojos sin sentir rencor. No es la persona que creí que era y, por supuesto, ella debe pensar lo mismo por mí. Papá me acepta, papá sí. Me quiero ¿sabe Lector?. Ahora sí me valoro. Éste es mi año, repito. Siento que me van a pasar muchas cosas nuevas y me creo preparada para vivirlas: rindo para Segundo Dan, entro a segundo año en el Normal 10, tengo los torneos de taekwondo que empiezan en mayo, tengo los torneos de handball, tengo que estudiar hojas y hojas para aprobar el teórico de Taekwondo, cumplo quince años... Muchas cosas. Dos mil doce es sinónimo de felicidad. Me gustaría terminar el año sabiendo quién soy, sabiéndome Agustina. Hoy estoy dejando atrás muchos de aquellos dolores punzantes que me extorsionaban y estoy feliz. En salud no ando muy bien... Estoy con mucho dolor de garganta y van tres noches seguidas que tengo fiebre pero luego, luego estoy muy bien. Aún "sufro" una especie de parálisis cuando intento escribir, aún me cuesta hacerlo. Ya voy a volver con algo importante.
Por cierto.... No, nada, mejor no.

No hay comentarios.: