Un poco de mí

Mi foto
"Un quilombito lindo". Diecinueve años. Mambos y un par de cicatrices. Fobia al fracaso. Odio al chocolate. Amor por los libros (y la birra). Pero sobre todo, con un miedo particular al olvido; por eso escribo, "porque la memoria puede fallar pero lo escrito en este blog no falla, no se borra y no se pierde".

jueves, 19 de enero de 2012

Mi vicio, mi adicción, mi filosofía.

Un día como éste, un diecinueve de enero de mil novecientos sesenta y cuatro nació él: mi ídolo. Esa persona que con sus canciones me hace volar, me da vueltas la cabeza y hasta reflexionar. Me hace llorar con sus ritmos melancólicos, me hace cantar en la ducha, en el colectivo, en pleno microcentro porteño. Me hace gritar, bailar. Me emociona con cada una de sus letras. Para cada momento de mi vida tiene una canción. Cada letra me hace viajar a una época de mi vida. Pocos pueden comprender éste sentimiento tan puro que siento por vos. Escuchar tu melodía hace que por el resto del día esté con una sonrisa inmensa en la cara.  Ricardo Arjona es el provocante de miles de sentimientos en mi. Lo que significa en mi vida no tiene nombre, no tiene lógica alguna para desconocidos. Es algo que me enloquece por completo, que me trasmite felicidad, una felicidad que se puede saborear. Son muchos a los que les cuesta asimilar que con catorce años siga siendo una fiel arjoniana. "¿Catorce años y le gusta Arjona? ¿Cómo puede ser?" "¡Qué raro!", "¿Está  llorando por Arjona?". Tantos comentarios sin sentido alguno he tenido que soportar... Gente que no sabe nada de vos y se le pinta por hablar. No saben nada. Te defiendo con uñas y dientes. Te sigo desde chiquita Ricardo, recuerdo que me encerraba en la pieza a escuchar Minutos una y otra y otra vez. Cuento los días que faltan para que puede verte. Para poder apreciar tus ojos, tu voz, para respirar el mismo aire. Quiero verte ahí, conmigo. Cantar con vos, y moverme al ritmo de tus canciones. Doce de abril del dos mil doce a las nueve de la noche en Velez. Estoy segura que va a ser uno de los días más felices de mi vida, si es que no va a ser el más feliz. Rogué tanto, lloré tanto para poder tener esa bendita entrada y acá está guardada en un porta retrato para que se mantenga intacta. Cuando me la dieron lágrimas brotaban de mis ojos, lágrimas de felicidad pura. Cuarenta y ocho años cumplís hoy, y vamos por muchos, muchos años más de Arjona. Es impresionante cómo resumís lo que sentimos miles de mujeres y hombres en maravillosas canciones. He escrito tantas cosas a tu honor, te amo. Te amo. No existen otras palabras.  Te conozco tanto y a la vez, tan poco...  Podría arriesgar a decir que te conozco desde el pelo hasta las puntas de los pies, que si me das lo que te sobra me consagro, que pensé que era importante que supieras que te quiero y nada más, que quisiera tener boletos de primera fila para verte despertar por las mañanas, que tengo la firme convicción de que si estás me consolido y la sospecha de que ni sospechas cuánto te amo, que aunque hable la gente no te cambio por nada, que me gustás porque sos auténtico y vivís sin recetas, que sé bien que no puedo tenerte, solo quiero que entiendas que te amo y podría escribir miles, miles más. Te adoro. 
Feliz cumpleaños Arjona! 
Espero que la estés pasando más que bien con tu familia. Y espero que sepas que acá en Buenos Aires hay una persona que con cada canción que componés le alegras la vida. 
Nada más que decir, te amo para siempre y gracias. 

1 comentario:

'Valee ♥ dijo...

Que coincidencia agustina, a mi tbn me gusta mucho Ricardo Arjona... te puedo preguntar algo... emmm Porque tu blog se llama asi... y como supiste que escribi sobre tu blog?