Un poco de mí

Mi foto
"Un quilombito lindo". Diecinueve años. Mambos y un par de cicatrices. Fobia al fracaso. Odio al chocolate. Amor por los libros (y la birra). Pero sobre todo, con un miedo particular al olvido; por eso escribo, "porque la memoria puede fallar pero lo escrito en este blog no falla, no se borra y no se pierde".

sábado, 10 de diciembre de 2011

¿Por qué pierden la cabeza ocupándose de mí?

No sé por qué te seguís ocupando de mí. No sé por qué seguís hablando de mí. Fuiste. Te tragó la tierra, o mejor: mi cabeza. No existís! No sos nada. Solo gracias por haber sido un obstáculo más, otro veneno que pude sanar. Me sigo sorprendiendo de todo lo que soy capaz de aguantar con un metro sesenta y tres y cincuenta y cinco kilogramos.  Seguí tirando palos, seguí rebuznando. No me interesas. Estoy completamente en otra. Eras, ya no sos. Fuiste, no vas a volver. No te voy a dejar volver. Ni siquiera sos un fantasma, ni siquiera tenes las herramientas suficientes como para algún día llegar a hacerme mal. Sos un gnomo enano. No existís. 
"'Cause it makes me that much stronger, makes me work a little bit harder, it makes me that much wiser. So thanks for making me a fighter. Made me learn a little bit faster, made my skin a little bit thicker, makes me that much smarter, so thanks for making me a fighter!"

No hay comentarios.: