Un poco de mí

Mi foto
"Un quilombito lindo". Diecinueve años. Mambos y un par de cicatrices. Fobia al fracaso. Odio al chocolate. Amor por los libros (y la birra). Pero sobre todo, con un miedo particular al olvido; por eso escribo, "porque la memoria puede fallar pero lo escrito en este blog no falla, no se borra y no se pierde".

viernes, 18 de noviembre de 2011

Fatigada de lo mismo. De pasar por los mismos estados, los mismos sentimientos. Porque quiero crecer, dejar totalmente mi pasado. Dejarlo ir. Estoy algo seria hoy, no sé qué pasa. Hoy lo volví a ver después de un par de días y sin embargo, cuando creí que me iba a poner la piel de gallina el volver a verlo no pasó nada. Lo vi y era una persona más entre todas las de ese infierno llamado secundaria, alguien más. Ojalá este sentimiento de indiferencia hacia él siga. ¿Les conté que estoy conociendo otra persona? Sí esa con la cual me sentía usada, bueno... Me dí cuenta que eran ideas mías, como siempre. Es que soy así, conozco a alguien y lo único que se me viene a la cabeza es el hecho de que me quiere hacer daño, de que le importo un carajo, que me va a abandonar, esas secuelas que dejó Emanuel en mí. "Lo único que te pido ­es que vengas, es lo único que te pido . Después hacemos lo que quieras pero vení, necesito escucharte, besarte, tocarte"­. Claro, yo luego de sentirme la nada misma en su vida decidí alejarme. "Te extraño mucho, extraño todo, todo de vos". No voy a negar que a veces cuando lo beso a "D", esta nueva persona que entra a este largometraje catalogado como mi vida, pienso en lo mucho que quiero a Juan (soy un enjambre de líos, ¿no?). Así de patética soy. Espero que él pueda barrer mis sentimientos por el frezeer. Y si no lo logra no va a tardar en aparecer algún idiota que me lo saque de la cabeza. Les voy diciendo que se vayan acostumbrando a que nombre a personas que entran tan fugazmente en mi vida y que seguramente, se irán de la misma manera. No pretendan que esté tres años escribiendo sobre una misma persona porque eso solo lo pude con Emanuel; lo que sentí por él no va a volver a ocurrir. Emanuel fue y capaz sigue siendo parte de mí como ninguno y gracias a él soy lo que soy hoy. Fue una de las personas que más influyó en mi vida, en mi carácter,en mis transtornos, en el problema que tengo para confiar en los hombres con los que quiero empezar un tipo de relación, con mis ganas de desaparecer de manera fulminante de este planeta, en general, en todo mi ser. No pretendan que me vuelva a enamorar de esa forma porque Emanuel es único y dudo poder volver a entregarme como lo hice. Porque aún escribiendo barbaridades sobre él puedo decir también muchas maravillas. Por eso me costó tanto olvidarme de él. Y si pude contra ese amor tan puro ¿cómo no poder con este sentimiento hacia Juan? "Un clavo oxido otro clavo" y esta vez, tiene que volver a pasar. 

No hay comentarios.: