Un poco de mí

Mi foto
"Un quilombito lindo". Diecinueve años. Mambos y un par de cicatrices. Fobia al fracaso. Odio al chocolate. Amor por los libros (y la birra). Pero sobre todo, con un miedo particular al olvido; por eso escribo, "porque la memoria puede fallar pero lo escrito en este blog no falla, no se borra y no se pierde".

martes, 21 de junio de 2011

Cómo luchar...

No, ya no. Emanuel me hizo pasar por muchas cosas y no quiero repetirlas, no. ¿Cómo querer meterse en el corazón de alguien donde allí ya hay otra persona? ¿Cómo? Es como cuando tenés lleno el placard y querés seguir metiendo cosas a la fuerza pero sabes (sí, sabes) que no va a entrar nada más. Así, así es tu corazón porque ya está colmado de gente a la cual querés mucho... sobre todo a ella. Decido alejarme porque me di cuenta que estoy demás en tu vida. Que no te hago falta, no me necesitas tanto como yo a vos. ¿Para qué seguir pensando en una persona a la cual le da igual tenerte o no en su vida? Te quiero mucho pero creo merecerme más de lo que vos me das. Y te digo algo: ademas de decir "te quieros" hay que demostrarlos. Creo que en vos, no hay lugar para mi. No hay el lugar que yo quiero ocupar en tu vida. ¿Por qué no me lo dijiste antes? ¿Por qué no me lo contaste antes? Te hubiera amado menos, y seguramente no estaría así como estoy ahora. Capaz si me lo hubieses dicho desde un primer momento no hubiese derramado sangre por vos y mucho menos lágrimas . Ahora estoy atada a vos y es un infierno; por eso decido alejarme ahora. Porque si seguimos con esto que no tiene nombre, voy a amarte cada día mucho más y no es eso lo que quiero. Te me hiciste el celoso y despues me tirás tremendo puñal en la cara como si nada, como si eso no fuera a afectarme en nada. Perdón pero no estoy preparada para seguir, ni ahora ni nunca. No te olvides que te sigo queriendo, que las cosas que hice (ya te habrás dado cuenta) es por mi bien y un poco por el tuyo tambien. Me dolió y aun no entiendo por qué me tiraste ese comentario cuando al final me terminas confesando esos sentimientos por ella. Cuando tengas los huevos (que nadie los tiene) , capaz podriamos hablar pero al parecer te importé tan poco que ni siquiera te dignaste a preguntarme el por qué de mis acciones. Ahora que lo veo mucho mejor... ¿Cuando estuviste conmigo la seguías queriendo a ella?. ¿Cómo pudiste? ¿Cómo jugaste de esa manera tan sucia? ¿Por qué tuve que hacer de ese papel tan miserable? Con los sentimientos de la gente no se juega flaco, no. Me sentí usada y eso es lo peor, eso: me senti usada. Ahora entiendo cómo se habrá sentido Sebas Flores... ahora sí entiendo. Todo vuelve y ésta vez me tocó a mi (así como más adelante te va a tocar a vos por hijo de puta). Sí, estoy enojada, muy enojada pero este enojo es sinónimo de dolor. Dolor del cual vos sembraste en mi. Voy a sonreir como si nada estuviese mal, hablar como si todo estuviese perfecto y voy a hacer de cuenta que no me haces daño, pero sí me haces daño. ¿En qué mierda estabas pensando cuando me usaste? Y si no fue así, da la cara y explicamelo porque creeme que no hay peor cosa, o al menos eso dicen, que una mujer despechada. Y bueno, es más linda, tiene mejor cara, su pelo es más lindo, al parecer es una mina inteligente... ¿Cómo luchar contra eso? No, no se puede. Me lo hubieses dicho antes y capaz estas marcas que me quedaron de aquella peleita que tuvimos no estarían en mi brazo izquierdo. Se me caen de los ojos lágrimas inevitables de odio, de pasión desenfrenada, de celos, de impotencia, de no poder creer lo que me está pasando. No se juega con los sentimientos de la gente. Éste freezer, terminó por congelarme y llevarme a un estado vegetal. Me dolió mucho, muchisimo... Y a vos, qué decirte, sos una grosa por tener el corazón de este flaco que quiero... y sos rubia, tenés ojos marrones claros, sos hermosa, tenés lindo cuerpo. Yo no soy nadie y estoy sangrando demasiado.

PD: Yo te hubiese mostrado el cielo, pero no me dejaste. 

Agustina Escobar.

No hay comentarios.: