Un poco de mí

Mi foto
"Un quilombito lindo". Diecinueve años. Mambos y un par de cicatrices. Fobia al fracaso. Odio al chocolate. Amor por los libros (y la birra). Pero sobre todo, con un miedo particular al olvido; por eso escribo, "porque la memoria puede fallar pero lo escrito en este blog no falla, no se borra y no se pierde".

viernes, 20 de mayo de 2011

"Hasta ese momento no había reparado en el verdadero significado de la frase “se refugió en la lectura”. Pero ahora todo era distinto. Había encontrado en ella un verdadero refugio. Un lugar al que nada ni nadie podía entrar. Hacía lo necesario para sobrevivir, porque no tenía coraje para matarme ni fuerza de voluntad para acciones tan drásticas. Me hacía la comida, iba al baño, dormía. Y entre cada una de esas actividades, y a veces mientras las realizaba, leía. Era la única manera que había encontrado de huir. Del mundo, pero sobre todo de mí. Leía hasta que me quedaba dormida con la luz prendida y el libro sobre la cara. Cuando el primer pensamiento amenazaba con asomar por la mañana, volvía a agarrar el libro y leía. Leía aunque a lo largo de las primeras tres páginas no entendiera una sola palabra, leía hasta que me forzaba a entrar en el relato y abstraerme de todo contexto o sentimiento."

No hay comentarios.: